lunes, 25 de noviembre de 2013

4º PROGRAMA: ASEXUALIDAD


¿Qué es exactamente  la asexualidad?
Es la falta de atracción sexual. Los asexuales en general son muy diferentes los unos de los otros: algunos sienten atracción romántica, algunos no. Algunos sienten excitación física, algunos no. La asexualidad no es lo mismo que el celibato. El celibato es una decisión de abstenerse de la intimidad sexual, mientras que la asexualidad es una orientación que consiste en la falta de atracción sexual.
 
Información general sobre asexualidad:
General
Una persona asexual es alguien que no siente atracción sexual hacia otras personas. Contrariamente al celibato, que es una opción, la asexualidad es una parte intrínseca de la persona. La asexualidad no hace que la vida sea peor ni mejor, sólo diferente de la vida de la mayoría de la gente sexual. La comunidad asexual es bastante diversa, y cada persona asexual tiene diferentes maneras de sentir cosas como las relaciones, la atracción, y la excitación física.
 
En las Relaciones como es una persona asexual
La gente asexual tiene las mismas necesidades emocionales que cualquier otra persona, e igual que en la comunidad sexual, los asexuales satisfacen esas necesidades de diferentes maneras. Alguna gente asexual está más feliz sola, otros están más felices con un grupo de amigos íntimos. Otros tienen el deseo de formar relaciones emocionales o amorosas, y buscan a alguien con quien formar una pareja estable. Una persona asexual puede formar una pareja con una persona sexual igual que con otra asexual.
Sexual o no sexual, toda relación se basa en las mismas ideas: la comunicación, la intimidad, la diversión, el humor, la emoción, el respeto y la confianza. Todo esto tiene lugar en una relación sexual igual que en una relación no sexual. A diferencia de la gente sexual, los asexuales tienen pocas expectativas sobre cómo funcionarán las relaciones íntimas. Decidir cómo coquetear o cómo ser íntimos o monógamos en una relación no sexual puede exigir mucho esfuerzo, pero sin expectativas sexuales podemos formar relaciones basadas en nuestras propias necesidades y deseos.
 
La atracción y la asexualidad
 
Muchas personas asexuales sienten atracción por otras personas, pero no la necesidad de responder sexualmente a esa atracción. En lugar de eso, sienten  el deseo de conocer a alguien y de acercarnos a ese alguien de la manera que sea mejor para nosotros. Muchas veces los asexuales que sentimos atracción, la sentimos hacia personas de un género en particular, o más de uno, y se identifican como homorrománticos, heterorrománticos o bi-románticos.
 
Excitación sexual y la asexualidad
Para alguna gente asexual, ésta es algo que sienten con bastante regularidad, aunque no se vincula a un deseo de encontrar a una pareja sexual. Hay asexuales que se masturban pero no quieren sexualidad en pareja. Otra gente asexual siente poca excitación, o no siente ninguna. Como no les interesa el sexo, en general para los asexuales un bajo nivel de excitación no es ningún problema, y centramos nuestra energía en disfrutar de otros tipos de placer.
Identidad
 
La mayoría de los miembros de esta comunidad ha sido asexual toda su vida. Igual que en unos muy pocos casos alguna gente puede cambiar de ser heterosexual a ser homosexual, algunas personas asexuales en unos muy pocos casos pueden cambiar a ser sexuales, o viceversa. Otra minoría también se considerará asexual durante un tiempo mientras explora su propia sexualidad.
No hay manera de “probar” la asexualidad de una persona. La asexualidad es como cualquier otra identidad: esencialmente es tan sólo una palabra que la gente usa para ayudarla a entenderse. Si la palabra le sirve a alguien durante alguna parte de su vida, sería perfectamente válido usarla
 
 
Y por último decir que la gente no necesita excitación sexual para ser sana, pero en algunos pocos casos puede ser síntoma de una condición más seria. Si no sientes excitación sexual o si de repente pierdes interés en el sexo, sería mejor consultar a un médico por si acaso.
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario