lunes, 11 de noviembre de 2013

2º PROGRAMA: LA SALUD SEXUAL






 Hace unos meses, el día 4 de septiembre, se celebró el Dia Mundial de la Salud Sexual. Este día se celebra cada 4 de septiembre desde el año 2010, año en el cual la  Asociación Mundial para la Salud Sexual (WAS, por sus siglas en inglés) hizo una llamada a todas sus organizaciones  para celebrarlo. Es un esfuerzo para promover una mayor conciencia social sobre este tema en todo el mundo.



Pero, ¿qué queremos decir exactamente cuando hablamos de salud sexual ? ¿ A qué nos referimos? 
Bueno, antes que nada, como bien sabremos todos, la salud es un derecho humano damental, así que por lo tanto,  la salud sexual también debe ser un derecho humano básico. Pues bien, ahora vamos a situarnos en el año 2002. Fue entonces cuando La Organización Mundial de la Salud, o la OMS, como prefiráis llamarlo,  la definió como “un estado de bienestar físico, emocional, mental y social relacionado con la sexualidad”.
Cuando hablamos de salud sexual,  no nos referimos solamente a la ausencia de enfermedad, disfunción o incapacidad. También requiere un acercamiento positivo y respetuoso a la sexualidad y a las relaciones sexuales, así como la posibilidad de tener experiencias sexuales placenteras y seguras, libres de coerción, discriminación y violencia. Para que la salud sexual se logre y se mantenga, los derechos sexuales de todas las personas deben ser respetados, protegidos y ejercidos a plenitud”.

Pero para poder lograr y mantener la salud sexual deben respetarse los derechos sexuales de todas las personas. Estos derechos son fundamentales y universales y se basan en la libertad, dignidad e igualdad de todos los seres humanos.

1.       El derecho a la libertad sexual. La posibilidad de la expresión del potencial sexual de los individuos. Esto excluye la coerción, explotación y abuso sexuales.
2.       El derecho a la autonomía , integridad y seguridad sexuales del cuerpo. O, lo que es lo mismo, la capacidad de tomar decisiones autónomas sobre la propia vida sexual. También están incluidas la capacidad de control y disfrute de nuestros cuerpos, libres de tortura, mutilación y violencia de cualquier tipo.
3.     El derecho a la privacidad sexual. Derecho a las decisiones y conductas individuales realizadas en el ámbito de la intimidad siempre y cuando no interfieran en los derechos sexuales de otros.
4.      El derecho a la equidad sexual. Se refiere a oponernos  a toda forma de discriminación, independientemente del sexo, género, orientación sexual, edad, raza, clase social, religión o limitación física o emocional.
5.      El derecho al placer sexual. El placer sexual, incluyendo el autoerotismo, es fuente de bienestar físico, psicológico, intelectual y espiritual.
6.      El derecho a la expresión sexual emocional. La expresión sexual va más allá del placer erótico o los actos sexuales. Todos tenemos derecho a expresar nuestra sexualidad a través de la comunicación, el contacto, la expresión emocional y el amor.
7.   El derecho a la libre asociación sexual. Significa la posibilidad de contraer o no matrimonio, de divorciarse y de tener otros tipos de asociaciones sexuales responsables.
8.      El derecho a la toma de decisiones reproductivas, libres y responsables. Si decidimos tener o no hijos, el número y el espacio entre cada uno, y el derecho al acceso a los métodos de regulación de la fecundidad.
9.     El derecho a información basada en el conocimiento científico. Este derecho implica que la información sexual debe ser generada a través de la investigación científica libre y ética, así como el derecho a la difusión apropiada.
10.   El derecho a la educación sexual integral. Este es un proceso que se inicia con el nacimiento y dura toda la vida y que debería involucrar a todas las instituciones sociales.
11.    El derecho a la atención de la salud sexual. La atención de la salud sexual debe estar disponible para la prevención y el tratamiento de todos los problemas, preocupaciones y trastornos sexuales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario