miércoles, 19 de junio de 2013

ENAMORARSE DE UN IMPOSIBLE


El dilema romántico de cuentos de hadas donde el protagonista se enamora del príncipe o la princesa, y al final consigue el amor prometido es en la realidad una penosa utopía.
A veces los hombres y mujeres elegimos amores que son imposibles, ya sea porque no son reales, o porque el objeto de nuestro amor está lejos de complacer nuestros deseos.
En el proceso de brindar amor y no ser correspondido como se desea se genera una actitud destructiva, que lastima a la persona que ama, y que eligió mal.
Se puede pensar que estas situaciones son propias de los jóvenes o de los adolescentes, pero en realidad, el ser humano no tiene edad para ilusionarse. Enamorarse de alguien es distinto a la acción de amar porque el enamoramiento puede ser pasajero, mientras que el amor real dura. El que se enamora lo hace de la imagen que proyecta la persona, de las cosas buenas que lo representan, pero el amar es ya aceptar a esa persona con sus defectos y aún así quererlo.
Revisemos algunos aspectos asociados a este tipo de enamoramiento.

Enamorarse de un homosexual siendo heterosexual (o viceversa):
Existen oportunidades donde tenemos un amigo o amiga que es cercana a nosotros. Es una persona muy especial con la cual compartimos espacios interesantes, y nos enamoramos de ese ser humano conciente que él o ella no nos puede corresponder porque su orientación sexual es contraría a la nuestra.
Sin embargo emocionalmente insistimos en querer a esa persona. Algunas personas lo han expresado generando conflicto en el otro quien se siente culpable por no poder responder como la otra persona quisiera o genera un total rechazo y distanciamiento.
Este tipo de enamoramiento es más común de lo que se cree.  Si la persona es heterosexual y se enamora de un homosexual seguramente se siente identificada con la persona gay,  pues la siente cercana a sus gustos y  su forma de ser, dando un ejemplo, la mujer  que se enamora de un hombre homosexual, siente que ha encontrado un hombre que la comprende en su forma femenina, lo cual hace que se sienta bien, por tanto se genera una fantasía de amor que no puede ser correspondida pues él la ve con ojos de amiga y no de amante.
Sí una persona homosexual se enamora de un heterosexual existe el riesgo latente al rechazo y al señalamiento con violencia del otro, así que usualmente se mantiene en secreto el amor. Ese secreto genera mucho sufrimiento, dado que se sabe que de expresarlo se generaría un rechazo automático.
En ambos casos se sufre, porque existe una batalla entre la fantasía romántica y la realidad.

Enamorarse de un hombre o mujer casado o comprometido:
Algunas personas encuentran cierta afinidad frente a estos imposibles. Se enamoran de personas que no las pueden hacer felices dado  que no les brindan lo que necesitan emocionalmente.
En muchos casos observan que esta persona tiene una relación fuerte con la pareja, en otras notan que existen algunos problemas que podrían separarlos.
La actitud que se toma puede ser pasiva, en el sentido de sufrir porque esta persona es ajena y nunca comentarlo, o activa, y buscar que la persona comprometida tenga una relación a pesar de las consecuencias.
En el primer caso existe soledad y fantasía, en el segundo egoísmo y deseo de satisfacción que puede llevar a consecuencias desastrosas.
Estos hombres y mujeres casados o comprometidos son imposibles en sí porque la persona nunca logrará su amor, y a pesar de que algunas personas logren tener romances la relación nunca será considerada como seria. Desafortunadamente cuando alguien trata de forzar el cariño termina lastimada, y lastima a otros en su actuar.
En ambos casos hay sufrimiento, y la pregunta: ¿y por qué no soy yo?
La realidad es que las personas se enamoran de una ilusión de felicidad, no de las personas en si.

Enamorarse de alguien que no tiene los mismos sueños:
En oportunidades los romances se presentan pero las personas insisten en amar al otro a pesar de que no son complementarios. Me explico, sí dos personas tienen un romance y la relación se termina, pero una de las personas insiste en amar a la otra a pesar de que el cariño no es recíproco, se genera una dificultad y un sufrimiento para el que se enamora, dado que el otro es un imposible, con el cual puede tener sexo, sí, pero nunca cariño real.
Aceptar la realidad es muy doloroso, y es por eso que las personas permiten circunstancias que las maltratan y que nunca las satisfarán.



Enamorarse de un artista o personaje imaginario:
La persona que se enamora de un personaje público ya sea real o ficticio usualmente tiene dificultades para relacionarse con los demás. Estos grados de enamoramiento pueden ir desde el realista infantil hasta el obsesivo. La persona lee y busca todo lo relacionado con ese artista o personaje soñando una vida perfecta en un mundo mágico que se aleja de la realidad.
Muchos de estos enamoramientos son temporales, pero en algunos casos la persona puede confundir la realidad con la fantasía, y el sufrimiento se presenta como un reflejo de una profunda soledad y de otros problemas íntimos.

La obsesión como actitud que dispara el sufrimiento:
Enamorarse de un imposible no sería posible si la persona no imaginara ni soñara un final de cuento de hadas.  Cuando la persona fantasea constantemente con la persona amada, comienza a generar una pregunta en su corazón: ¿Qué pasaria si fuera mío?
La mente genera una fantasía de cuento de hadas que se ve amenazada con la realidad. Es por eso que la mente comienza a combatir esos miedos con pensamientos de “yo lo amo”, “¿por qué no es mi pareja?”, “¿puedo hacer algo para que sea mío?” y golpearse contra la realidad que le da mensajes de “es imposible”
“Pensar y pensar” en el asunto hace daño, la persona sufre por un invento que ella misma creo en su cabeza.

El duelo por un sueño:
 Aceptar que ese deseo es irreal y que nuestros deseos nunca se concretarán es el primer paso para salir adelante.  Si la persona no reacciona frente a la realidad puede generar un problema de salud mental mayor. Quien se golpea contra la realidad y se dice a sí mismo “yo no puedo continuar así” está dando un paso hacia la curación.
Es necesario llorar y aceptar que ese amor nunca fue, asumir el presente y continuar hacia el  futuro.  Es normal deprimirse, pero también es necesario levantarse.
Responderse la pregunta del porque se escogen imposibles nos ayudará a encontrar parejas reales que satisfagan nuestras necesidades.
Las personas que constantemente están buscando imposibles no están preparadas para una relación afectiva real a pesar que la deseen. Así que la respuesta es preguntarnos ¿qué queremos?, ¿cómo nos vemos en nuestra área afectiva en el  futuro?, ¿qué puedo hacer para conseguirlo o acercarme a lo que deseo?
Si no vemos la realidad, no veremos bien el futuro. Si sientes que necesitas ayuda al respecto busca ayuda profesional, los consejos de los amigos en oportunidades no son suficientes para curar estas situaciones. Estamos para servirte si necesitas ayuda.

Fuente: www.portalfenicia.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario