jueves, 13 de junio de 2013

¡CUIDADO! HOMBRES TÓXICOS, VENENOSOS O LETALES: Cómo identificarlos

Hay hombres que se pueden consumir en pequeñas dosis para que nos envenenen, hombres con los que es mejor espaciar las tomas para que no causen adicción, hombres que sólo son validos como tónico eventual pero no como una medicina para toda la vida y hombres que son tan mortales, aun desde el inicio, como la amanita faloides y que más vale no probar. Ya se sabe, la diferencia entre un remedio y un veneno es la dosis.


TIPOS TÓXICOS

Se toman en pequeños sorbos y en ocasiones especiales. Lo que para una mujer puede ser un hombre peligroso para otra mujer puede ser una panacea: es cuestión de que sus dos "psicopatías" sean compatibles.

El organizador
Con él no tienes que preocuparte de nada, piensa por ti, escoge por ti y te agasaja. Úsale como usarías tu mejor perfume, de vez en cuando y sólo unas gotitas para que no acabe controlando tu vida. A menos que seas una despreocupada a la que le encante que la sorprendan y organicen.
Su frase: "no te preocupes de nada, ya me encargo yo".

El pasivo
Todo le da igual. Con él puedes ir al cine y a todas partes, siempre que propongas tú. Sí, definitivamente es un tipo aburrido que puedes llevar contigo como un pesado botiquín, en el que hay tiritas para el alma y la soledad, pero ningún brebaje efervescente. Bueno si lo que quieres es no estar sola y tener un comparsa...
Su frase: "Como tú quieras, cariño".

El Peter Pan
Nos llevan directamente al reino de la fantasía y de la diversión. Los Peter Pan nos pueden dar pildoritas de buenos momentos porque son hombres divertidos, libres y sin manías ni compromisos, pero no podemos aspirar a convertirlos en nuestro elixir de la felicidad conyugal.
Sus frases: "Nada es realmente importante", "yo vivo el momento".

El separado arco iris
Tiene ansia por recuperar el tiempo perdido y es un buen compañero de nuevas aventuras y nuevas experiencias. No ha superado su ruptura y se aturde con nuevas experiencias que su castradora ex no le dejó jamás experimentar. Ideal para probarlo (casi) todo y divertirse a lo loco.
Sus frases: "¿Lo probamos?" y "¿Una separación? No es nada, yo lo tengo más que superado" (dicho varias veces al día).

El seductor
Simpático, se deshace en piropos y en miradas con intención. Es un encanto al que no se puede tomar demasiado en serio, aunque flirtear con él y permitir que entre en nuestra vida como un soplo de aire fresco -que pronto saldrá por otra ventana-, es un subidón de adrenalina y autoestima.
Su frase: "eres la mujer más hermosa que he conocido nunca" (o parecido).

El dejado
Todo lo deja para mañana y su vida es un caos desorganizativo en el que el coche se queda sin aceite y se estropea, hace planes de última hora que suelen salir mal y pierde todo. Si logras llevarlo a algún sitio, no es mala compañía. Siempre tiene montones de "aventuras" divertidas que explicar: si lo miras como una película te reirás; si te involucras, te desesperarás.
Su frase: "Mañana...".

El relaciones públicas
Conoce a todo el mundo, le hacen pasillo para entrar en los locales de moda y está al día de cualquier novedad. La diversión con él está asegurada, pero no es apto para celosas y posesivas ni para tímidas. Si es tan divertido, ¿para qué quieres encerrarlo en casa?
Su frase: "perdona un momento, tengo que saludar a unos amigos".

 

TIPOS VENENOSOS

¡Cuidado! Es demasiado fácil caer en las redes de unos y vivir la vida a través de ellos mientras se intenta salvarlos o caer bajo la influencia o la crítica de otros y vivir en la angustia de llegar al nivel.

El rebelde o el canallita
A las mujeres nos encantan los chicos malos, los hombres duros, difíciles, problemáticos etc. Se puede jugar a ser malas con ellos e incluso a ser más malas que ellos, pero nuestro fallo es que siempre intentamos redimirlos. ¿Para qué?
Su frase: "Vive deprisa".

El juerguista
Lo conocemos de borrachera superdivertida o de desfase total y damos por supuesto que es un tío divertido que "solo" se extralimita el fin de semana. Nada más lejos de la realidad. Tómalo como un cóctel cuando te apetezca, pero no te lleves la coctelera a casa.
Su frase: "Vamos a hacer la penúltima".

El dependiente
Te acompañará donde quieras y puedes contar con él para todo. Te pedirá tu opinión hasta para escoger el color de los calcetines. Si te gustan las relaciones de pareja de siameses, ¡adelante!
Su frase: "Nosotros...".
Tu frase: "¡quitámelo! ¡quitámelo!

El criticón
Es una fuente de chismorreos continuos y de comentarios divertidos y críticos. Si quieres paz, olvídate de él.
Su frase: "¡Mira! ¿no te parece increíble...?"

El snob intelectual
Es tan culto, tan exquisito y tan elitista que cualquier actividad que pueda ser mínimamente divertida le parece una pérdida de tiempo o una tontería que no está a su altura. Es fácil pillar una sobredosis de su actitud. Si te interesa la cultura alternativa puede ser una buena fuente de información.
Su frase: "La idiosincrasia de la nueva cultura transcultural radica en la despersonalización" (o cualquier otra memez que parece profunda).

TIPOS LETALES

El iracundo
En un primer momento puede pasar por un moderno caballero andante, siempre dispuesto a defenderte ante cualquier ofensa, pero, en realidad, le gusta pelear y tiene un grave problema de autocontrol y de autoestima en general.
Su frase: "Se va a enterar ese desgraciado".

Doña perfecta
Lo sabe todo y, por supuesto, tiene razón. Además, está predispuesto a compartir su sabiduría contigo y te dice lo que tienes que hacer en cada situación. Sin posibilidad de diálogo.
Sus frases: "Todo el mundo te está mirando" o "¿Cómo has podido hacer algo así?".

El narcisista acomplejado
Lo que busca es admiración, especialmente de la mujer que tiene al lado. Si no le proporcionas atención y reconocimiento constante, puede ser muy desagradable.
Su frase: "Yo, yo y más yo".

El convidado de piedra
Es un hombre frío, duro, inaccesible y letal para todas aquellas mujeres que piensan que con ellas será diferente porque se pasarán la vida intentando llegar a su helado y egoísta corazón.
Su frase: "No está mal..."


Fuente: www.cosmopolitan.com.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada