miércoles, 1 de mayo de 2013

Los hombres también fingen orgasmos


 Foto: Getty Image


Foto: Getty Image

El mito que sostiene la idea que solo la mujer puede fingir  un orgasmo ha sido derribado. Abraham Morgentaler, un profesor de urología de la Universidad de Harvard, desmintió dicha creencia en su libro "Why men fake it. The totally unexpected truth about men and sex" ("Por qué los hombres lo fingen). Tras 25 años de experiencia en atender problemas sexuales y reproductivos masculinos.

El experto sostiene haber "visto y oído casi todo". No obstante, en la introducción de su libro reconoce que cuando uno de sus pacientes entró a su consulta y le confesó que fingía orgasmos con su pareja tuvo que asegurarse de ello. "Una vez que pasé de la pregunta práctica sobre cómo lo hacía David (el paciente) para fingir, lo que realmente me interesó fue por qué un hombre lo haría", señala el urólogo. Y la respuesta que obtuvo realmente lo sorprendió. "La respuesta de David fue simple y emotiva. Él estaba enamorado de Sarah y simplemente estaba intentando hacer lo que él creía que era correcto para ella", explica.

A partir de la confesión de David, su paciente, muchos otros hombres le revelaron los detalles más íntimos de sus vidas, historias que el urólogo decidió compartir en su libro porque -afirma- "he llegado a creer que lo que pensamos que sabemos respecto a los hombres, el sexo y las relaciones es totalmente incorrecto. La verdad es que no sabemos casi nada", sentenció Morgentaler.

Razones para simular

Según Morgentaler, cuando los hombres comparten sus más íntimas historias sobre sexo y relaciones, ha percibido que ellos se esfuerzan en ser lo que creen que sus parejas quieren que sean: responsables, confiables, fuertes, señala el urólogo. Asimismo,  agrega: "Una vez que los hombres tienen una relación, al parecer se preocupan más de sus parejas que de ellos mismos". Por demás, asegura que ellos mienten por las mismas razones que lo hacen las  mujeres. "Es en realidad una forma de bondad. Están preocupados de dejar que la otra persona sepa que ha hecho un buen trabajo", dijo el especialista en una entrevista a la revista digital Salon.

También señaló, que aunque muchos no lo crean, los hombres el aparentar placer es un fenómeno bastante común, y para graficarlo relató la siguiente anécdota:"Cuando tuve la primera copia de mi libro, fui a un restaurante para mostrárselo a un amigo. Estábamos sentados en el bar y había un grupo de personas justo al lado de nosotros que vieron la cubierta, y una mujer dijo: '¿Fingirlo? No puede ser sobre fingir orgasmos, porque los hombres no pueden hacer eso'. Un hombre que estaba con ella dijo: 'Por supuesto que pueden. Yo lo he hecho muchas veces'".

La conclusión del urólogo sobre esta realidad se debe a que "no es fácil ser un hombre en estos días, sobre todo un hombre sexual". "Los cambios sísmicos en nuestro paisaje social han fracturado la era de la dominación masculina (…) En la actualidad hay muchas menos oportunidades para que los hombres se sientan poderosos y varoniles", sostiene en la introducción de su libro. Añadió además, que las mujeres siempre han tenido expectativas de sus hombres y ahora esas expectativas han cambiado en la habitación", afirma el urólogo. Y añade: "Es difícil para los hombres. El mundo está cambiando rápidamente, y la desinformación sobre la sexualidad masculina, lleva a muchos hombres a tener ansiedad, baja autoestima y conflicto en las relaciones".

Finalmente, el estudioso espera que su libro y sus historias muestren de una forma más realista y amable, cómo son los hombres y la forma en que trabajan sus mentes.  Para cerrar su discurso sobre el tema, concluyó así: "Las lectoras estarán felices de saber que existen hombres buenos allá afuera. Y los lectores tendrán el consuelo de saber que no están solos. La verdad es que los hombres son mucho más interesantes y complejos de lo que jamás hubiésemos creído".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada