lunes, 4 de marzo de 2013

4º PROGRAMA: PAREJAS ABIERTAS



Entendemos como parejas abiertas las relaciones donde los dos miembros de la pareja pueden libremente vincularse con las personas que quieran, y si bien entre ellos existe un compromiso afectivo, no hay exclusividad sexual.
Se llaman así porque son lo contrario a las parejas tradicionales que suelen ser “cerradas”, monógamas, en las que en teoría, hay exclusividad sexual y afectiva entre sus miembros.
Las personas que tienen este tipo de relaciones pueden separar el sexo del afecto o quizá en realidad nunca han llegado a asociar la sexualidad y las relaciones sexuales con los vínculos afectivos. Por eso, se vinculan sexualmente sin problemas de exclusividad, pero generalmente no aceptan que su pareja se enamore de otra persona.
En las parejas abiertas, como en cualquier otra relación, también existen acuerdos particulares, ya que algunos prefieren contar y hablar de las experiencias que tiene con otros, mientras que algunos mantienen esto en reserva.


Hoy en día, cada vez parece haber más rupturas y más divorcios. Una de las causas suele ser la infidelidad. Y una de las causas de la infidelidad suele ser la rutina y/o las ganas o necesidad de tener nuevas experiencias con otras personas… Para ello las parejas abiertas parecen una buena opción…
Sin secretos, sin mentiras.En una relación abierta, ambos miembros de la pareja (que llamaremos primaria) acuerdan que pueden tener otras relaciones (las llamaremos secundarias).

La pareja primaria tiene un proyecto de vida más o menos claro: vivir juntos, tener hijos, etcétera. Ambos sienten que esa pareja es la más importante, la que estructura su vida afectiva, donde reside el amor con mayúsculas. Pero pueden disfrutar de otras relaciones cortas o que duren años, canas al aire, amigos especiales, noches de intercambio de parejas…

Pero, ¿ son realmente viables las parejas abiertas? “No a medio o largo plazo”, explica Antoni Bolinches, psicólogo clínico y terapeuta de pareja.  “Más o menos el cinco por ciento de las parejas estables intentan convertirse en parejas abiertas. Y de estas, tres de cada cuatro se rompen”.



En cambio, Valérie Tasso, sexóloga y escritora, considera que son viables, pero “exclusivamente para las personas que se preparan para ese tipo de relación, se introducen de manera progresiva e inteligente y cuidan sus sentimientos y los de la pareja”.

Uno de los grandes riesgos que existen en este tipo de relaciones son sobre todo los celos. No todo el mundo está preparado para disfrutar de una relación de este tipo. “Hay personas que creen que les gustará –apunta María del Mar Martín–, porque piensan que es lo moderno o que vivirán en absoluta libertad. “No todo el mundo puede estar bien en una relación abierta.
Y ¿cómo podrían ser viables las parejas abiertas? María del Mar Martín pone  dos condiciones fundamentales: “Que ambos tengan el mismo deseo de pactar una relación abierta. Y, además, que cuiden la pareja primaria. Conseguir que eso que la hace especial siga siendo especial, ya sea un proyecto de vida o un amor superior a los demás”.

Ventajas de las parejas abiertas:
-Permite tener relaciones sexuales y afectivas con otras personas.
-No existe la infidelidad.
Inconvenientes:
-Que tu o tu pareja se enamore de una de las parejas secundarias (aunque ese riesgo está en cualquier tipo de relación).
-Celos.

Referencias:
www.lavanguardia.com/estilos-de-vida/20120608/54306006675/son-viables-las-parejas-abiertas.html#ixzz2LM9KuLN1

No hay comentarios:

Publicar un comentario