domingo, 20 de enero de 2013

¿Alquiler de habitación a cambio de sexo?

Si tecleamos en Google "habitación por sexo", el buscador nos arroja más de 300.000 resultados. Sin embargo, aunque esta semana este tema vuelva a hacer correr ríos de tinta en los medios de comunicación, se trata de un fenómeno que, lamentablemente, viene siendo habitual en nuestro país desde hace años. Importado desde Francia y EE.UU, ya se detectaron casos en España en 2007. Ahora, quizá movido por la crisis, este tipo de ofertas vuelve a crecer como la espuma en la red.

 

En una página web a la que, antes de entrar, tienes que 'aceptar' que eres mayor de edad y "consciente de que en esta sección se puede mostrar contenido para adultos" se han publicado cinco anuncios diferentes con esta temática en las últimas 24 horas. Jóvenes que buscan habitación a cambio de sexo esporádico, 'caseros' que ofrecen alojamiento en su casa a cambio de relaciones esporádicas, parejas que quieren 'animar' su matrimonio con inquilinos 'con derecho a roce'... La mayoría acota la edad, buscan jóvenes, con buen físico, y los 'candidatos' deben pasar un pequeño casting del anunciante enviando una foto por mail. Otros, además, valorarán que su nueva compañera (o compañero) de piso sea culta y tenga buena conversación.

Almería, Alicante, Madrid, Barcelona... este fenómeno no entiende de puntos geográficos, y sus visitas se cuentan por miles. El más llamativo, ha sido visto más de 10.000 veces en las siete horas que lleva publicado en este canal.

Pero, ¿qué opinan las autoridades competentes?


Desde la Policía Nacional nos aseguran que este hecho "no constituye delito según la actual legislación española" pues se trataría, según nos explican, de "relaciones sexuales consentidas por ambas partes" y, por tanto, un hecho "conforme a ley".

Sin embargo, Sara Vicente, Abogada Responsable de la Unidad Móvil de Prostitucion y Trata de la Comision para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres, no puede estar más en desacuerdo con la afirmación del cuerpo de seguridad del Estado. Indignada por esta postura, asegura que "no se puede hablar de consentimiento cuando éste está viciado por las necesidades y vulnerabilidad de una de las partes, en este caso, mujeres. Las relaciones no se pactan así. Es más que evidente que existe obligatoriedad de relaciones sexuales, por lo que cruzamos la barrera de la legalidad".

Durante nuestra conversación telefónica, la Sr. Vicente nos asegura que, por esto, se trata de un tipo de "prostitución abierta, no encubierta, e iría más allá, es una forma de esclavitud, de explotación y aprovechamiento de la vulnerabilidad de las personas que pasan por un momento difícil". Según Sara Vicente, "se trata de un gravísimo abuso sexual que debe ser perseguido punitivamente, según dictan los artículos 177 y 177 bis del Código Penal, por delitos de proxenetismo lucrativo". "Creo que hay pruebas más que evidentes, ahí están los anuncios", prosigue Sara Vicente, "el problema es que no se hace nada por connivencia, por una falta de interés por perseguir los derechos de las mujeres". Y apostilla: "hay resquicios legales para perseguirlo, y exigimos que se haga inmediatamente".

Después de mandar cuatro mails desde una cuenta de correo electrónica falsa respondiendo a otras tantas ofertas, y planteando dudas a los arrendatarios como "con qué frecuencia tendríamos que mantener sexo", si "se compartiría habitación" con el arrendatario, la duración del contrato y si "se pondría pegas a que llevara puntualmente otros acompañantes a la habitación", no he recibido ninguna respuesta. Iban sin foto adjunta. Se actualizará esta noticia si recibo algún mensaje al respecto. Y queda una pregunta flotando en el aire: ¿hasta dónde vamos a llegar?


Vía: Mujerdehoy.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario