lunes, 5 de noviembre de 2012

Natalia Domínguez – Formar mujeres y hombres libres, con una sexualidad sana, sin miedos y sin tabúes

25 octubre 2012 | Sin comentarios | Publicado en Mis entrevistas, Temas
entrevista-natalia-dominguez-sexologa


Por Marina Torné, periodista

Dra. Natalia Domínguez, psicóloga y sexóloga. Licenciada en Psicología por la Universidad de Murcia (UM). Especialista Universitaria en Psicología Clínica y de la Salud (UM). Máster en Sexología y Terapia de Pareja. Experta en Prevención ante la Violencia de Género por la Universidad de Castilla La Mancha (CLM).

Actualmente dirige y coordina el “Máster en Sexología y Terapia de Pareja” de la Asociación Española de Psicología Clínica Cognitivo Conductual (AEPCCC).
Coordinadora de la Unidad de Trastornos Sexuales de la AEPCCC en Murcia y Madrid. Imparte clases tutoriales sobre Educación Afectivo Sexual en Centros de Educación Primaria y Secundaria.

P. ¿Piensa que habría que prepararnos ya desde la escuela para vivir una buena menopausia?

R. Claro. De hecho, desde los institutos se están trabajando los planes tutoriales en educación afectivo-sexual. Ha sido algo muy demandado y que ha tenido muy buena acogida por parte de alumnos, profesores y orientadores. Consideramos que esta información, que no siempre llega desde casa, es básica para todas las personas. Qué nos va a suceder, cómo nos vamos a sentir cuando tengamos la primera regla, pasando por la primera relación sexual, cuando nos quedemos embarazadas, cuando entremos en la menopausia, incluso cuando lleguemos a una edad muy avanzada, en la que también la sexualidad desempeña un papel importante… Es fundamental formar mujeres y hombres libres, con una sexualidad sana, sin miedos y sin tabúes.

P. ¿Cuáles son los principales problemas que le plantean las mujeres que se encuentran en esta etapa?

R. Hay que distinguir entre las mujeres que acaban de entrar en la menopausia y que viven el momento con muchas más ansiedad, temor, miedo generalizado… sofocos, no duermen bien, falta de deseo sexual, descontento con el propio cuerpo, a pesar de que dicen que se cuidan igual como antes… Cuando llegan a la menopausia muchas mujeres no saben con quién hablar, a quién recurrir para resolver dudas, para disipar sus ansiedades. El otro grupo lo constituyen las mujeres que ya están integradas totalmente en la menopausia y se siente satisfechas y plenas, capaces de disfrutar sexualmente con su pareja y con ellas mismas. Mujeres quizás viudas, que ya no tienen pareja y que viven la sexualidad de otra forma… Es muy importante que ellas mismas exploren su propia sexualidad, que descubran su propio cuerpo ya que muchas mujeres ni siquiera conocen su propia anatomía. Mujeres que nunca se han mirado, que nunca se han reconocido, que nunca han buscado información en la red… La sexualidad ha sido un tema muy sesgado para ellas. Cuando consiguen llegar a una etapa de madurez sexual a lo largo de la menopausia, están maravilladas.

P. ¿Menopausia igual a falta de deseo?

R. Es una de las principales quejas con las que nos encontramos en la consulta. Muchas veces viene dada por la poca seguridad que la mujer tiene en sí misma. Sentirse bien consigo misma es fundamental. Si tú no te sientes deseada, vas a percibir también esa falta de deseo. La sequedad vaginal, que suele darse por la falta de estrógenos, a veces es la causa de la falta de deseo. Al igual que nos damos crema en la cara y en el cuerpo, también tenemos que cuidar nuestra genitalidad y utilizar cremas, lubricantes e hidratantes, para mantener la firmeza de nuestro sexo. El dolor en las relaciones sexuales viene muy relacionada con la falta de lubricación, por ello se tiende a evitar tener sexo. Y cuanto menos se practica el sexo, cada vez se tienen menos ganas.

P. ¿Y si se ríen cuando nos da un sofoco?

R. Es esencial que la mujer trabaje su autoestima, que aprenda a quererse, a sentirse segura de sí misma, que reconozca sus propios valores, que genere un autoconcepto positivo como mujer atractiva, segura, valorada fuera o dentro de la relación de pareja, me da igual. Esto es algo esencial y con lo que hay que empezar a trabajar en la consulta.

P. ¿Fármacos para nosotras?

R. Antes de recurrir a ellos tenemos muchísimas otras vías. Se pueden utilizar cuando haya algún tipo de complejidad mayor. Si estamos trabajando nuestra sexualidad, no son necesarios: educación sexual, terapia sexológica, recuperación de nuestros sentidos, reconciliación con nuestro cuerpo…que es lo mas importante. Esto es básico para sentirnos bien sin necesidad tomar ningún fármaco.

P. Parejas que llevan treinta, cuarenta, o más años juntos. ¿Cómo se mantiene la llama del deseo?

R. Si queremos disfrutar de esa relación de pareja tenemos que saber cúales son las opciones de las que disponemos para empezar a trabajar. Yo aconsejo siempre comenzar por una misma. Lo he dicho antes e insisto en ello. Sentirse segura: mirarse ante un espejo, poner los hombros rectos, sonreír, perfumarse, pintarse los labios, vestir como nos guste… Cuando tú te sientas a gusto contigo misma, gustarás a los demás. Cuando queremos trabajar más la erótica existen otros recursos. Nosotros recomendamos la literatura erótica porque estimula muchísimo nuestra fantasía, nuestro deseo, aumenta nuestra libido, llegamos a una fase de excitación mucho más animadas y concentradas… La fantasía sexual es una herramienta muy valiosa para todas las personas. No hay que olvidar que nuestro órgano sexual por excelencia es el cerebro.

P. ¿El de los hombres también?

R. Entre los quince y cincuenta años, cuando los hombres tienen un nivel alto de testosterona, funcionan muy rápidamente ante un estímulo visual que les excita y que se traduce en una erección. Pero poco a poco, ellos también van entrando en la misma etapa que la mujer: la andropausia está ahí, la erección cada vez es más lenta y dura menos, la eyaculación es menos intensa, el orgasmo también es menos intenso, entonces también necesita de una estimulación diferente a la que estaba acostumbrado. El hombre y la mujer entre los cuarenta y cinco, cincuenta y cinco en adelante, pueden descubrir una nueva sexualidad plena sobre todo porque están mucho más compenetrados: se centran más en los sentidos de su cuerpo, en las caricias, en el tacto, en los masajes estimulantes, velas perfumadas… trabajando los sentidos…

Pero en una relación de pareja no todo es pasión. La intimidad y el compromiso son fundamentales. El compañerismo, la amistad, compartir secretos y confidencias es importante. Por ello hay que trabajar las tres esquinas de este triángulo: pasión, intimidad y compromiso.

P. Y… cada uno en su casa. ¿Parejas maduras de fin de semana?

R. Quizás hablamos de miedo al compromiso o de reclamar nuestra independencia. Si uno ha pasado por una relación de pareja en la que no se han cumplido ciertas expectativas, pues entonces se tienen unas preferencias diferentes. Todo es válido. ¡Claro que este fenómeno se observa en nuestra consulta! No sólo los hombres, las mujeres buscan cada vez más su autonomía. “Tú en tu casa y yo en la mía y quizás nos veamos este fin de semana”. Esta podría ser una manera de fomentar el deseo, la excitación, la libido…

P. Encuentros sexuales con orgasmos fantásticos.

R. Sí, pero sin olvidar que hay que ejercitar el suelo pélvico después del parto y antes de la primera etapa de la menopausia. Trabajarlo nos aporta un mayor tono muscular evitando futuros problemas de incontinencia. Hay una relación directa entre el tono de nuestra musculatura pélvica y la intensidad orgásmica. Cuando llega el momento del orgasmo, determinada parte de la vagina concentra mayores niveles de sangre y el orgasmo es más intenso, porque la sangre concentrada en la musculatura pélvica se expulsa con contracciones más intensas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario