martes, 24 de diciembre de 2013

8º PROGRAMA: CÓMO SUPERAR UNA RUPTURA AMOROSA


Existen formas de superar una ruptura amorosa con un menor daño emocional y personal. Es decir, no todas las rupturas las llevaremos igual, cada persona es un mundo, y está claro que a lo que uno le duele un poco, al otro le dolerá más. Ante todo debemos valorarnos a nosotros mismos, y repetirnos una y otra vez que cuando una relación se acaba, el problema no ha sido nuestro, sino que siempre será problema de los dos.

Vamos a nombrar una serie de razones o motivos más comunes por los cuales las parejas, en general, dentro de un rango de edad,  suelen dejar las relaciones: 

Si bien la infidelidad o los celos parecen ser problemas recurrentes en parejas de todas las edades, resulta curioso ver cómo los problemas varían en función de la edad:

 18 a 25 años: la infidelidad resulta ser lo más recurrente en esta franja de edad, puesto que ha sido escogida por el 25% de los encuestados como motivo principal de ruptura.

 26 a 35 años: en este periodo, ya sea por miedo propio, o por no querer al lado a alguien que no quiera ataduras, lo cierto es que el miedo al compromiso acaba con el 26% de estas relaciones.


 36 a 45 años: los celos parecen ser el foco de los problemas para el 21% de las parejas de estas edades.

 Más de 45 años: superada la barrera de los 45, un gran número de los encuestados deja claro  que el amor tarde o temprano se acaba, terminando con un 20% de las relaciones.
Las razones son múltiples y muy variadas. Pero, ¿ qué podemos hacer para que ese dolor se pase cuanto antes? Lo primero y esencial es recordaros a vosotr@s mism@s que se trata de un estado por el que teneis que pasar para poder sentiros mejor después. Según el psicólogo especialista en relaciones John Aiken, hay que ser consciente de que se van a experimentar una serie de sentimientos dolorosos, pero que es necesario atravesarlos: “ Se empieza por la negación, la rabia, la pena y, finalmente, la aceptación” Debemos avanzar en cada estado, para así tener cada vez mayor control sobre ellos.
También sería muy bueno desahogarte con tu mejor amigo o amiga, o, si lo necesitas, contar con el apoyo de algún profesional ( psicólogos…) .

Aunque en las relaciones amorosas nada se da por sentado, existen pequeños trucos, aparte de los que ya os hemos dado, que os pueden ayudan a superar los momentos que siguen a una ruptura amorosa.

1. Practica ejercicio
“La ausencia de endorfinas -las cuales producen placer- después de que se haya roto la relación puede hacer que te sientas más triste”. Por esa razón,haz  ejercicio para aumentar el nivel de las endorfinas. “Únete a un gimnasio, sube las escaleras en vez de tomar el ascensor, camina al trabajo, practica yoga o toma clases de salsa. Prométete hacer algo activo por 30 minutos al día durante 30 días, sin excusas”.

2.  Siente tus sentimientos.
“No los ignores ni los escondas. Deja que las lágrimas fluyan y expresa tu enojo”. Una forma de sacar a flote tus sentimientos, es escribir en un papel las cosas que te costaría decir en voz alta a otros.

3. Rodéate de sonrisas y buenas vibraciones.
Aprovecha el tiempo para disfrutar de actividades que te hagan sentir bien, como tomar una taza de té con un amigo o reunirte con tu familia, ya que esto te ayudará a superar de mejor forma una ruptura. “Asegúrate de rodearte de personas que te elevarán, no aquellas infelices que lo único que harán será arrastrarte hacia abajo.



4. Búscate un pasatiempo: si existe algún pasatiempo que hayas estado relegando, por falta de tiempo, o si dejaste de practicar alguno y te mueres por hacerlo de nuevo, este es el momento perfecto para que lo recuperes. Si no lo tenías, ahora sí puedes tenerlo: fíjate en actividades que te permitan conocer gente interesante. Puedes probar a ir a clases de cocina, apuntarte en un club de ajedrez, practicar algún deporte, apuntarte al gimnasio e incluso incorporarte a algún grupo social.

5. Avanza despacio en tus futuras relaciones:  no intentes seguir tu relación anterior con la persona que estás saliendo. Mira a esta nueva oportunidad, esta nueva persona, como alguien que no tiene historia contigo y deja que la relación vaya fluyendo, despacio, sin relacionarla ni tratar de atarla a tu pasado.

6.  No vuelvas a caer: puede ser completamente tentador, en esas noches solitarias o después de un mal día, buscar a tu ex o aceptarle una invitación para "recordar viejos tiempos". Entre más te aferres a tu pasado, más difícil será avanzar y superarlo. No caigas ante la breve satisfacción de una noche agradable o una charla reconfortante, no te arriesgues a echar a perder todo el avance que tenías en las manos, porque tu relación ya terminó y sólo saldrás mucho más herido(a) que antes.

7. Aplica lo que aprendiste y no lo olvides. Para esto puedes hacer algo muy practico: Escribe un diario y narra todo lo que ha salido bien en tu vida, desde que estás solo (a), y también puede ser sano que incluyas esas cosas que pudieron salir mejor en tu relación. Se honesto (a) desde el principio, recuerda que eres la única persona que lo lee, escribe esos momentos de introspección y de reflexiones inteligentes que tienes cuando estás pensando tranquilamente.
¿Qué cosas puedes mejorar? ¿Qué cosas positivas te dejó tu ex que puedas buscar en tu siguiente relación? ¿Qué hábitos positivos puedes adoptar de tu ex pareja? o ¿con qué vicios debes romper para mejorar como persona?

8. Cambia el tema de conversación. Todos pasamos por el periodo de contarle a quien nos obsequie cinco minutos de su tiempo, a nuestros amigos y a nuestra familia, todo eso que salió mal con tu ex. Está bien hablar de esto y quejarte un poco, ¡pero sólo un poco! Pero, estar acosando a las personas que son cercanas en una interminable secuencia de lamentos, durante meses, puede crisparle los nervios a todo el mundo, no acabes con la paciencia de quienes te quieren y deja de atormentarte.

9. ¿No logras superarlo? Si ya intentaste de todo y no logras quitarte los sentimientos negativos y ha quedado mucho resentimiento o, simplemente, no puedes olvidar a tu ex y sigues anhelando sus abrazos… si no puedes superar el golpe por tu cuenta, si tu estado anímico sigue como una montaña rusa y no sabes qué hacer, busca ayuda profesional: un psicólogo o terapeuta, para que te ayude a ver las cosas de otra forma. Recuerda que charlar con una persona neutral y que, además, te dará consejos para que te reanimes, es lo más inteligente que puedes hacer por ti.

Es muy importante aceptarse a un@ mism@, quererse y ser optimista, y pensar que lo mejor está siempre por llegar. Ante todo, debéis intentar ser positiv@s, aunque al principio parece que cueste más.

lunes, 16 de diciembre de 2013

7º PROGAMA: ¿EL CINE PERJUDICA LAS RELACIONES DE PAREJA?



El cine ha ido cambiando según ha ido cambiando la sociedad 
también. 

En cuanto a la idea del amor y de las relaciones de pareja, está claro que
ahora no hay los mismos roles (el hombre no es sólo el que toma la
iniciativa) ni hay la misma idea sobre el amor para toda la vida, ni en cuanto
a las relaciones y el sexo, que había hace 20 años.

Actualmente, en la música triunfa el ‘porno pop’ gracias a Miley Cyrus o Rihanna, y
en literatura triunfan y se multiplican las sagas erótico-románticas gracias al boom de
Grey’. Y el cine no podía ser menos y se suma también a esta moda del sexo. El
contenido erótico y/o pornográfico se filtra también en las películas que veremos
próximamente. 

Pero de todas formas, a pesar de haber añadido el sexo y en ese sentido
haber ayudado a vivir la sexualidad con mayor naturalidad, estas películas,
el cine en general, sigue influyendo en esas ideas irracionales que tenemos
sobre el amor y las relaciones de pareja.

Frases como:

“Todo lo que acaba, acaba mal, porque si no nunca terminaría”
“Prefiero morir ahora que vivir cien años sin haberte conocido”
“El amor no se piensa, se siente”

Calan hondo en nuestra sociedad occidental. Aunque la mayoría de la gente
opina y razona que una película romántica no refleja la realidad de una
pareja, ver este tipo de películas sí puede impactar en las creencias
sobre lo que se espera de una relación.

Esta información puede ir hasta el inconsciente y proyectarse en una
relación sentimental. La persona que lo vive puede cree y sentir que
la relación no está funcionando.

El concepto de amor romántico de la cultura occidental que se
refleja en las series, en la mayoría de películas románticas, en las
novelas, y en las canciones de amor… también ayuda a expandir
ideas erróneas que facilitan relaciones poco sanas, incluso de
maltrato. Algunas ideas son compatibles con un amor basado en la
igualdad, en una relación sana, pero la mayoría no lo son y es
importante aprender a detectar esas ideas. 

Ideas expresadas con frases como “sin ti no soy nada”, “sin ti me
muero”, “sin ti la vida no tiene sentido”… 

Esas ideas asociadas al enamoramiento son muy peligrosas. 
Parece que mientras haya
“amor” todo vale, otra idea equivocada.

Ante todos estos mitos o creencias erróneas no debemos olvidar
nunca que cada pareja es única y tiene una identidad propia. 

Es inevitable que el cerebro humano busque el compararse con los demás
siendo el cine un claro referente a la hora de hacerlo.

El cine puede ayudar a ilusionarse con el amor y a desconectar de las
preocupaciones diarias, pero nunca debería ser un manual de lo que debe
ocurrir en una pareja.

"El amor no se mide por lo que yo sea capaz de sacrificar por ti,
sino por todo aquéllo que sea capaz de disfrutar juntos" - J.Bucay


Vía: Sara Rodríguez Laínz es psicóloga en el Centro de Logopedia y Psicología
Arganzuela y experta en vínculo y relaciones de pareja. 

via: http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2013-11-04/las-pelicul
as-romanticas-perjudican-seriamente-las-relaciones-de-pareja_48751/)